• 9849-xxx-xxx
  • noreply@example.com
  • Tyagal, Patan, Lalitpur
Gestión de Riesgos
Los deslizamientos de laderas;  peligros silenciosos en Ciudad de México

Los deslizamientos de laderas; peligros silenciosos en Ciudad de México

Durante la semana anterior la Ciudad de México tuvo el recordatorio de otro fenómeno natural al que se encuentra expuesta: los deslizamientos de laderas. El viernes 10 de septiembre, un desprendimiento de rocas tuvo lugar en la parte alta del Cerro del Chiquihuite. Como consecuencia, 80 familias han sido desalojadas, mientras que tres personas hoy están desaparecidas, una persona ha muerto y otra más resultó herida. Las fuertes lluvias y el pasado sismo quizá fueron los detonantes, pero detrás de esto existen una serie de explicaciones para entender mejor este fenómeno.

Los deslizamientos y desprendimientos de rocas son uno de los fenómenos más comunes en México. Sin embargo su estudio no ha sido tan extenso como en otros peligros. La amplia naturaleza montañosa del país y el comportamiento local de estos hace que su análisis sea bastante complicado. Factores naturales como la presencia de fallas tectónicas, el material rocoso junto a la precipitación y vegetación juegan un papel fundamental en su desarrollo.

La Ciudad de México no se encuentra exenta de presentar estos fenómenos, pero para fortuna de unos y desdicha de otros, los lugares donde pueden presentarse han sido identificados desde hace varios años. Sin embargo, el verdadero riesgo viene cuando son ocupados por asentamientos urbanos, muchos de ellos irregulares, lo que aumenta la vulnerabilidad de quienes ahí viven.

Zona norte y oeste las más propensas a los deslizamientos de laderas

A pesar de que la Ciudad de México se encuentra rodeada en por montañas, no todas tienen el mismo potencial de deslaves. Al norte, en la antigua zona volcánica de la sierra de Guadalupe, presenta el mayor potencial de sufrir deslizamientos. Esto debido a la presencia de elevaciones montañosas con pendientes superiores a los 30º y la presencia de fallas locales que afectan el basamento rocoso.

De acuerdo con el mapa de riesgos del municipio de Tlalnepantla y la alcaldía Gustavo A. Madero, más de 5000 viviendas están localizadas dentro del polígono de riesgo alto para los deslizamientos de laderas. Dentro de este polígono se han identificado al menos 30 puntos considerados de “alto peligro”. Uno de estos corresponde a la colonia Lázaro Cárdenas, lugar donde se presentó el deslizamiento de tierra del viernes pasado. Fenómenos perturbadores como las lluvias de los días pasados y posiblemente el sismo del 07 de septiembre fueron detonantes de este.

los deslizamientos de laderas
Imagen 01: las áreas montañosas son las más propensas a sufrir desprendimientos de laderas (Atlás de Riesgos de Tlalnepantla)

Otro de los lugares con mayor riesgo ante los deslizamientos de laderas es el occidente de la Ciudad de México. Especialmente la zona montañosa de las alcaldías Cuajimalpa, Álvaro Obregón, Magdalena Contreras y Tlalpan. En estos puntos, las montañas de la Sierra del Ajusco y la Sierra de las Cruces son los accidentes geográficos a evaluar. Al igual que la zona norte, la presencia de fallas ha hecho que existan puntos de debilidad. Pero contrario a lo que ocurre en el norte de la ciudad, la vegetación es un factor estabilizador del suelo y masas de roca.

La clave son los asentamientos urbanos

Con el crecimiento descontrolado de la mancha urbana, cada vez es común el uso de suelos proclives a deslizamientos. Cuando se retira la cubierta vegetal autóctona de una ladera, esta pierde su estabilidad. Las raíces de los arboles funcionan como puntos de sujeción y ayudan a que el agua se infiltre de mejor forma. Sin la presencia de vegetación, el agua actúa como un potente agente erosivo y elimina la capa de suelo, con ello, las laderas pierden estabilidad.

Y si un suelo es influenciado por la actividad humana, la carga de peso aumenta. La infraestructura como drenaje o redes de agua potable pueden sufrir fugas, pero al no ser visibles, comienzan a debilitar el sustrato rocoso, hasta que finalmente termina cediendo. Desafortunamente, muchas de las zonas urbanas que se encuentran en zonas de riesgo son catalogadas como irregulares, lo que aumenta la vulnerabilidad de quienes ahí viven.

los deslizamientos de laderas
Imagen 02: barrancas densamente pobladas en la alcaldía Cuajimalpa (Flickr)

Factores sociales como desplazamientos internos de la población, rezago económico y altos costos en el nivel de vida en otros puntos, obligan a las personas a buscar vivienda en estos sitios. Razón por la cual el tema de las afectaciones por los desprendimientos de laderas en grandes ciudades como la Ciudad de México es un tema multifactorial. Buscar una solución a largo plaza implicaría reubicaciones y  garantizar acceso a servicios básicos que se carecen, como el acceso a agua potable.

Un fenómeno puntual, pero de amplia distribución

Conocer los lugares exactos donde los desprendimientos de tierra se harán presentes es una tarea sumamente difícil, pero sí podemos saber las áreas más propensas. Por lo que el estudio de los factores naturales junto a los factores sociales es fundamental para que estas escenas no se repitan. Junto a una adecuada gestión de sitios vulnerables y el cumplimiento de las recomendaciones se puede reducir la probabilidad de ser afectado.

Sin embargo, mientras no existan las condiciones sociales que garanticen el acceso a servicios básicos a personas que han tenido que desplazarse dentro de las ciudades, es difícil evitar tragedias como las ya vistas.

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *