• (55) 4623 0642
  • contacto@iigea.com
  • Paseo de los Mexicas 64A, Santa Cruz Acatlán, Naucalpan, MEX
Sismología
Enjambre sísmico de Guanajuato tiene una explicación lógica, aunque poco conocida por la mayoría

Enjambre sísmico de Guanajuato tiene una explicación lógica, aunque poco conocida por la mayoría

Durante la semana anterior se comenzaron a registrar varios eventos sísmicos en el límite de los estados mexicanos de Guanajuato y San Luis Potosí. Hasta la publicación de este artículo un total de 39 sismos con magnitudes entre 3.4 y 4.5 se han presentado desde el 04 de septiembre. La profundidad de los eventos es de 5 kilómetros y presenta una direccionalidad este-oeste cerca del poblado de Jaral de Barrios. El enjambre sísmico de Guanajuato ha sorprendido a muchos por su inusual ubicación, localizándose en un estado que no destaca por su actividad geológica.

Enjambre sísmico de Guanajuato
Imagen 01: epicentros registrados en la zona limítrofe de Guanajuato y San Luis Potosí (SSN)

La percepción de estos sismos se ha extendido por ambos estados, mientras que en redes comienzan a surgir “teorías” sobre su posible origen. Desde el nacimiento de un volcán hasta ser sismos predecesores de un movimiento mayor, todas estas tienen pocas o nulas evidencias científicas que las respalden. Pese a estas “teorías”, existen otras posibles explicaciones que explican mejor –hasta ahora-  el enjambre sísmico de Guanajuato y San Luis Potosí. Todas ellas relacionadas con la historia geológica de la zona en los últimos 31 millones de años.

Campo volcánico Sierra de San Miguelito

La historia de la Mesa del Centro, región donde se localiza el enjambre sísmico, tiene episodios de vulcanismo y deformación cortical en tiempos geológicamente recientes. Al sur de la ciudad de San Luis Potosí se encuentra el campo volcánico Sierra de San Miguelito. Este punto experimentó vulcanismo durante 12 millones de años entre el Oligoceno (32 millones de años) y el Mioceno (20 millones de años). Debido a esta actividad se formaron elevaciones como Cerro El Potosí y la sierra que da nombre al campo volcánico a través del emplazamiento de domos, flujos de lava e ignimbritas.

Estos eventos eruptivos se debieron principalmente a la salida de magma desde fallas normales locales. Estas fallas presentan una orientación noroeste-sureste y son producto de extensión cortical tras el levantamiento de la Sierra Madre Oriental. Tiempo después, el vulcanismo proveniente ahora de la Sierra Madre Occidental cubrió estás fallas más antiguas, aunque muchas de estas se mantuvieron activas.

La orientación de los epicentros en la zona coincide con una falla normal en la zona conocida como “falla de San Juan”. Esta se extiende desde Jaral de Berrio hasta el norte de San Pedro de Almoloya a lo largo de 23 kilómetros. Otras fallas se encuentran en la zona con el mismo patrón de distribución y longitudes variadas, pero han sido cubiertas por sedimentos fluviales. Este evento de deformación no ha sido el único que ha afectado a la región donde se presenta el enjambre sísmico de Guanajuato y San Luis Potosí.

El responsable de la geografía actual: el graben de Villa Reyes

Cuando surgió la Sierra Madre Occidental, se produjo un levantamiento que deformó el centro de México. Esta deformación produjo estructuras tectónicas conocidas como “grabens”, que son depresiones en el terreno delimitadas por fallas de extensión o “normales”. Entre San Luis Potosí y Guanajuato se encuentra el graben de Villa Reyes. Esta estructura tiene una longitud de 140 kilómetros y un ancho de 30 kilómetros en promedio. Se extiende desde Cerro de San Pedro, al este de San Luis Potosí, hasta León, Guanajuato.

El enjambre sísmico de Guanajuato y San Luis Potosí se localiza ubicado dentro del graben de Villa Reyes, con la diferencia que la distribución de los epicentros es perpendicular a este. En los primeros momentos se pensó que las fallas de extensión del graben eran las responsables del enjambre, pero su distribución se asocia más a las fallas previas a estas. Es decir, las fallas que dieron origen al vulcanismo del Eoceno-Mioceno.

Enjambre sísmico de Guanajuato
Imagen 02: diagrama que muestra la formación del graben de Villa Reyes, las sierras de los alrededores tienen un origen volcánico debido al magma que surgió desde las fallas (TASA Graphic Arts)

Entonces ¿el enjambre sísmico de Guanajuato sería señal del nacimiento de un volcán o un sismo mayor?

La respuesta es no. Debido a que el último evento eruptivo se dio en la zona hace 1.4 millones de años, hoy este campo volcánico se considera extinto. Además, la actividad volcánica que se ha presentado en el estado de Guanajuato corresponde al campo de Michoacán-Guanajuato, ubicado al sur. Este vulcanismo corresponde a las primeras etapas de formación del mismo, con el paso del tiempo, la actividad fue migrando al sur.

Actualmente es en el centro de Michoacán donde se tendría mayores probabilidades se surgimiento de un nuevo volcán, basado en la evidencia geológica del lugar.  Esto hace poco probable que se presente nueva actividad volcánica en la zona y mucho menos una reactivación debido a su naturaleza monogenética (una erupción).

En cuanto a sismos se tiene la falsa idea que estos estados no presentan actividad sísmica, sin embargo la historia demuestra lo contrario. Entre Guanajuato y San Luis Potosí se han contabilizado 254 eventos desde la fundación del Servicio Sismológico Nacional. La mayoría de estos se encuentran en la zona de la Sierra Madre Oriental y el Campo Volcánico Michoacán-Guanajuato.

Las condiciones geológicas particulares en la zona limítrofe de ambos estados no permiten la acumulación suficiente de energía para tener eventos mayores (> 6). como lo presentes en el sur de México. Aunque las fallas locales sí pueden generar sismos, estos tendrían magnitudes bajas.

¿Cómo comprobar esto? Basta con realizar un pequeño ejercicio. Si colocamos nuestras palmas de las manos una contra otra se acumulará energía al presionarlas, como pasa en las fallas “inversas” del sur de México. Por el contrario, al deslizar una contra otra, existe una acumulación mínima de energía, como ocurre en la mayoría de las fallas normales en Guanajuato.

Enjambre sísmico de Guanajuato
Imagen 03: las fallas que delimitan el graben se pueden observar como riscos escarpados (Lucy Nieto)

Entonces ¿por qué estos sismos se percibieron de manera intensa?

Recordemos que mientras más grande es la distancia y profundidad de un evento, la energía sísmica se irá atenuando. En este caso, los sismos se produjeron a 5 kilómetros de profundidad y a distancias no mayores a 70 kilómetros de centros urbanos importantes. Esto hizo que la energía liberada, que fue poca comparado con eventos mayores (> 5) se percibiera más al no recorrer distancias grandes, y por lo mismo no atenuarse.

Si bien, aún se realizan estudios para determinar hasta que punto un sismo producto de la actividad de fallas intraplacas superficiales y normales puedan afectar la zona, no se espera un sismo mayor que afecte a la población o su infraestructura. El potencial riesgo vendría del desplazamiento lento, pero constante de fallas que causarían ruptura de redes de distribución de agua o energía eléctrica.

Conclusión: la actividad sísmica no va en aumento en México ni en el mundo

Instrumentos más precisos, una distribución mayor y la globalización tecnológica nos da la falsa percepción de un “aumento” en la sismicidad global. Con las redes sociales, tenemos la oportunidad de ver en tiempo real lo qué está pasando al otro lado del mundo, permitiéndonos saber en un instante los efectos de fenómenos naturales, lo que antes tardaba días en llegar a nuestros oídos.

El mismo caso ocurre en nuestro país. Instituciones dedicadas al monitoreo sísmico son cada vez más abiertas en sus datos, brindando la oportunidad de conocer que ocurre bajo nuestros pies al instante. Eventos que antes ocurrían y no nos percatábamos, basta ahora recibir una notificación y confirmar si se trató de un sismo o se trato de únicamente un simple mareo.

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *