• (55) 4623 0642
  • contacto@iigea.com
  • Paseo de los Mexicas 64A, Santa Cruz Acatlán, Naucalpan, MEX
Meteorología
Las olas de calor en Norteamérica serán  más comunes en los próximos años

Las olas de calor en Norteamérica serán más comunes en los próximos años

Durante la última semana, las noticias sobre intensas olas de calor en el occidente de Norteamérica han acaparado los encabezados. Esto no está para más, ya que en la costa de Canadá se han reportado temperaturas de 44ºC, batiendo todos los registros. Las olas de calor en este año 2021 han causado afectaciones para las poblaciones humanas y animales de estas regiones.

Consecuencias de las olas de calor en el mundo

Hace unos días, se reportó la muerte de millones de especímenes de moluscos por sofocación en aguas poco profundas. Esto se reportó en las costas de Vancouver cuando mejillones, ostras y almejas llegaron a las playas durante días donde la temperatura alcanzó los 49.5ºC. La combinación de calor extremo y mareas bajas expusieron prolongadamente a estos animales marinos llevándolos a estas consecuencias fatales. Los efectos de las olas de calor también se han extendido dentro del continente. Incendios forestales de magnitudes que afectan miles de hectáreas de bosques se han contado por decenas en los últimos años.

las olas de calor
Imagen 01: temperaturas superficiales registradas en el noroeste de Estados Unidos (Meteored)

De 1972 a 2020, la tasa de incendios aumentó 5 veces, al grado que 6 de los 20 mayores registrados en la historia se presentaron durante el año pasado. La ocurrencia de incendios forestales dentro de los ecosistemas no necesariamente implica afectaciones negativas para estos. Un incendio es un proceso de regeneración de materia forestal que agrega nutrientes a los suelos dentro de un ciclo de renovación de los hábitats. Sin embargo, los incendios vistos en años pasados sobrepasan la capacidad de los ecosistemas para recuperarse.

Otra de las consecuencias de las olas de calor son las muertes de personas mayores durante estos fenómenos. En el año 2019, las temperaturas extremas rompieron records en Alemania (42.6ºC), Países Bajos (39.3ºC) y Noruega (33.4ºC). En toda Europa, 35 mil muertes fueron asociadas directa e indirectamente a las olas de calor de 2020 que se extendieron debido al confinamiento obligatorio por la pandemia de COVID-19.

¿Por qué se originan las olas de calor?

En medios de comunicación, las olas de calor se atribuyen directamente a las consecuencias del cambio climático actual. Si bien, los datos muestran una tendencia a la alta desde el inicio de la era industrial actual, no todas las causan llevan directamente a esta conclusión. Empecemos por definir ¿qué es una ola de calor?

Una ola de calor es un episodio de temperaturas altas que se mantienen por varios días o semanas en cierto punto geográfico de un continente. Aunque no hay una definición formal, se entiende que cuando existen temperaturas anormalmente altas por más de 3 días se tiene una ola de calor. Estas se producen durante el verano de cada hemisferio, siendo del 15 de julio al 15 de agosto cuando mayor tendencia hay de presentarse en el hemisferio norte.

Sus orígenes se pueden atribuir a masas de calor provenientes de los trópicos. El aire caliente de regiones como el Sahara y el mar Caribe explicarían las olas de calor en Europa y América del Norte, respectivamente. Aunque también zonas como Siberia se ven afectadas por el calor proveniente de los desiertos de Asia Central.

El principal motivo del ascenso de aire caliente a latitudes más altas se debe al vaivén de la corriente en chorro. Estas corrientes definen “fronteras climáticas” y cambian a lo largo del año por la variación de radiación solar entre los trópicos y los polos. La velocidad y latitud de las corrientes en chorro pueden sufrir fluctuaciones lo que ocasiona que masas de aire caliente de los trópicos ascienden a latitudes más septentrionales, lo que provoca temperaturas extremas en zonas templadas.

La corriente en chorro y el calentamiento global

Encontrar el hilo rojo entre el calentamiento global y la alteración de las corrientes en chorro es algo que ha llevado tiempo. Ya se habló que cambios pequeños pueden generar olas de calor, inundaciones y masas de aire polar extremas. Sin embargo aún no hablamos el por qué. La principal razón se debe a una menor diferencia de temperaturas entre las zonas tropicales y polares del planeta. Con aire más cálido en regiones polares, la velocidad de la corriente en chorro disminuye, llegando a ser 70% más lento que desde que se descubrió durante la segunda guerra mundial.

Al ser un mecanismo regulador del clima, la atmosfera reacciona con fluctuaciones más marcadas en el intercambio de calor entre los polos y el ecuador. Masas de aire caliente pueden entrar más fácilmente al norte del planeta por el debilitamiento de las corrientes en chorro. Por otro lado, en un balance entre temperatura, masas de aire frio bajan a latitudes menores, produciendo olas frías extremas.

las olas de calor
Imagen 02: vaivén de la corriente en chorro (Meteored)

La influencia del ser humano en la atmosfera ha modificado estos delicados sistemas, sin embargo, no podemos mencionar que sea una causa directa. Las condiciones extremas siempre se han producido a lo largo de la historia de la Tierra, lo que es un hecho es que estas son cada vez más comunes. Por lo que el calentamiento global ha propiciado que las variables necesarias para tener fenómenos extremos se presenten con mayor incidencia.

Lo que se espera en el futuro

Las olas de calor de los próximos años irán aumentando mientras la tasa de calentamiento global siga su tendencia. Los incendios forestales extremos, las olas de calor y frío, así como las consecuencias sociales serán cada vez mayores. Estas repercutirán en cuestiones económicas, políticas e incluso, energéticas en regiones cada vez más extensas. En los próximos años será común escuchar de nuevos records de temperaturas altas en verano acompañados de marcados descensos durante el invierno.

De seguir esta tendencia, las olas de calor pasarán de ser un fenómeno natural silencioso a uno que tenga más repercusiones en el futuro. Probablemente no nos daremos cuenta de esto hasta que uno de estos nuevos records se produzca en nuestros termómetros locales.

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *