• (55) 4623 0642
  • contacto@iigea.com
  • Paseo de los Mexicas 64A, Santa Cruz Acatlán, Naucalpan, MEX
Oceanología
El origen del sargazo en el Caribe Mexicano

El origen del sargazo en el Caribe Mexicano

Hace poco más de una década, los pobladores de la costa del Caribe mexicano comenzaron a notar un aumento significativo en la presencia del sargazo. Desde ese momento, año con año este parece ir en aumento, teniendo repuntes como los ocurridos en 2015, 2018 y 2019. Debido a las consecuencias económicas, ambientales e incluso la salud de las personas, se ha buscado cuál es el origen del sargazo. Aunque desde el punto de vista ecológico, su presencia resulta benéfica para organismos como tortugas y aves, las concentraciones masivas cercanas a la playa, pueden causar afectaciones a los ecosistemas costeros.

¿Qué se sabe del sargazo?

El sargazo es una especie de macroalga que no está sujeta al fondo oceánico, por lo que su movimiento depende de las corrientes marinas. Su papel, como ya se mencionó, es dar protección a especies migratorias como las tortugas, aves y peces, entre otros. Ya que en él pueden descansar, y desovar. Incluso, funcionan como microecosistemas en alta mar. Ayudan también a la captura de dióxido de carbono, proveen oxigeno y nutrientes a las aguas en las que se encuentra.

El origen del sargazo siempre fue asociado a una región del Atlántico occidental cercana a la costa de Estados Unidos llamada el mar de los Sargazos (MDS). Una zona de 3.5 millones de kilómetros cuadrados delimitada por cuatro grandes corrientes marinas. Como su nombre lo dice, en este mar se halla una gran concentración de esta alga en forma de campos de algas. La tranquilidad de sus aguas y la concentración de nutrientes han hecho que sea el origen del sargazo en zonas como las Antillas Menores.

Sin embargo, la especie dominante en el sargazo presente en México difiere de la hallada en el mar de los Sargazos. De acuerdo con la doctora Brigitta Ine Van Tussenbroek Ribbink, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, año con año, la especie de sargazo va cambiando. Esto ha hecho pensar que este mar no es la única fuente de las altas concentraciones de esta alga en la costa oriental de la península de Yucatán.

El origen del sargazo se encontraría en el Atlántico ecuatorial

Utilizando sensores marinos y estudios desde satélites, se pudo determinar que existe una zona ubicada entre las costas de Brasil y Sudamérica que sería el origen del sargazo en México. Esta región conocida como la región de recirculación del noroeste del Ecuador.  En ella, existen condiciones de temperatura y luz solar que benefician el crecimiento de algas marinas.

el origen del sargazo
Imagen 01: fuentes del sargazo en la cuenca del Caribe (Academia Play)

Sumado a esto, en los últimos años se ha registrado un aumento en el aporte de nutrientes provenientes de los continentes. Los ríos de Brasil y África han contribuido al transporte de nitrógeno procedente de la agricultura hacia los mares. Este nitrógeno es un catalizador importante de las grandes concentraciones de sargazo, que junto a las corrientes marinas es transportado hacia el mar Caribe.

Esta conclusión fue alcanzada al analizar las especies de algas presentes en los repuntes de los años pasados. En el año 2016 y 2017, las especies que abundaron fueron Sargassum natans en su forma 8, especie escasa en el mar de los Sargazos. Los años siguientes, la misma especie de alga, pero de la forma 1 aumentó, esta última es la más común en el MDS. Esto dio pistas para suponer que el origen del sargazo en el Caribe no está asociado a una sola fuente. Sino que dependiendo de los patrones de viento y las corrientes marinas tendremos aportes desde distintos puntos.

La presencia del sargazo es vital para los ecosistemas, pero no en exceso

En pequeñas cantidades, el sargazo resulta benéfico para los ecosistemas costeras en donde se presenta. Al acercarse a la orilla, interactúa con microorganismos que ayudan en el proceso de descomposición, aportando nutrientes a zonas de manglares, arrecifes y pastos marinos. Sin embargo, las altas concentraciones que se han visto en la última década juegan un papel negativo donde se hace presente.

Cuando las mareas marrones arriban, provocan una disminución de la actividad fotosintética debido a la reducción de la luz solar que llega al fondo marino. Esto causa una pérdida de especies de flora marina, afectado a los organismos que viven de ellas, como peces y moluscos. Debido a la descomposición del sargazo, se producen lixiviados en el mar, disminuyendo la concentración de oxigeno y creando zonas muertas costeras. A esto, se le añade que su presencia en exceso contribuye a la acidificación de los mares y el aumento de su temperatura. Estos dos factores son los principales causantes de la pérdida de los arrecifes de coral en el mundo.

Su impacto no se reduce a la zona marina. También se ha visto que debido a la pérdida de los corales y los ecosistemas costeros como los manglares, ha aumentado el nivel de erosión costera.  Incluso las aguas subterráneas en el continente se ven afectadas por el sargazo. En la zona de conjunción del agua dulce y salada, el sargazo interactuaría con los ecosistemas subterráneos de agua dulce. Esto afectaría a las especies de flora y fauna debido a la disminución del oxígeno y las concentraciones de lixiviados.

Necesario plantear estrategias de mitigación

Otra de las afectaciones en la zona han sido las pérdidas económicas para el sector turístico, principal fuente de ingreso en Quintana Roo. El Caribe mexicano siempre se ha caracterizado por el azul intenso de sus aguas. La presencia de sargazo convierte a estas en aguas marrones con un olor desagradable producto de su descomposición, ahuyentando a los turistas nacionales y extranjeros.

Al ser un problema relativamente reciente, no existen planes de prevención ante el arribo de grandes concentraciones de algas. Se han tomado medidas como la colocación de trampas de sargazo, buques extractores y brigadas de recolección. Pero su alto costo y los resultados poco exitosos han hecho que se vuelvan incosteables para las autoridades locales. El problema se aumenta a la nula predictibilidad del fenómeno, ya que se ha visto que no siempre se dan los arribos masivos de algas. Existen años en los que las concentraciones aumentan, mientras que en otros son prácticamente inexistentes.

el origen del sargazo
Imagen 02: combustible, abono y fertilizante han sido los usos que pueden darse al sargazo (El Economista)

Por este motivo, la investigadora sugiere la integración de grupos interdisciplinarios de trabajo para el combate contra el sargazo. Los cuales trabajen desde monitorear las masas de algas que se acerquen al país, su contención antes de su llegada a las costas, y su posible aprovechamiento, como la creación de biocombustible o fertilizantes.

Sabiendo manejar este “problema”, puede convertirse en un beneficio para la zona, y a su vez, se estaría protegiendo a los ecosistemas ya amenazados por el cambio climático y las acciones antropogénicas.

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *