julio 23, 2021

IIGEA

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

Erupción del volcán Taal es inminente, la pregunta a responder es ¿cuándo?

Durante su reporte del domingo 04 de julio, el Instituto Filipino de Vulcanología y Sismología (PHIVOLCS) dio a conocer que el volcán expulsó 22 628 toneladas de CO2 en un día. Estos valores se convirtieron en los más altos desde que se lleva registró, encendiendo la alerta entre los vulcanólogos. Para algunos, estos valores son evidencia de que la erupción del volcán Taal es inminente, sin embargo, aún es necesario realizar más evaluaciones.

El nuevo despertar del volcán Taal

El pasado 01 de julio, el volcán presentó una erupción freatomagmática resultado de la interacción del agua y un cuerpo de magma relativamente superficial. Como consecuencia, una columna de gases volcánicos y cenizas se elevó 1 kilómetro, aumentando a nivel 3 la alerta para la región. Cerca de 3000 personas fueron evacuadas hacia zonas menos riesgosas y se tiene el reporte de que 10 menores resultaron intoxicados por los gases expulsados.

Poblados como Agoncillo y Laurel, ubicados al suroeste del volcán, fueron desalojadas por el riesgo de un tsunami volcánico en caso de una erupción mayor. Sin embargo, los efectos se han extendido a Manila, capital de Filipinas. En los últimos días, una bruma de dióxido de carbono se ha observado en la ciudad sin reportarse aun afectaciones directas en sus habitantes.

erupción del volcán Taal
Imagen 01: momento exacto de la erupción el pasado 01 de julio. (Tomada de PHIVOLCS)

El PHIVOLCS reportó que 26 sismos volcánicos poco profundos se han registrado en la zona, los cuales están asociados a la desgasificación del magma. De acuerdo con informes, estos sismos fueron acompañados por retumbos, mientras que algunos pescadores los percibieron en la zona oriental del volcán. La institución ha hecho hincapié que estos parámetros pueden ser indicadores de una erupción del volcán Taal similar a la del 01 de julio. Esto hizo que se llevara a cabo la evacuación de la zona, ya que en los próximos días la desgasificación podría evolucionar a otras explosiones.

Si la actividad aumenta, se estarían preparando más centros de evacuación, los que se sumarian a los 11 ya existentes. Todo esto se realiza bajo estrictos protocolos de salud debido al repunte de casos de COVID-19 en Filipinas.

Una nueva erupción del volcán Taal es de esperarse

En el último año, el volcán Taal ha experimentado aumento en la sismicidad y emisión de gases luego del episodio eruptivo en enero de 2020. En ese momento, densas columnas eruptivas alcanzaron 15 kilómetros de altura, causando la caída de ceniza en todo el sur de Luzón, isla donde se encuentra el volcán. La erupción del volcán Taal estuvo acompañada de deformación en la superficie que se evidenció con fracturas de varios metros de ancho. Esto alertó a vulcanólogos de todo el mundo ante el riesgo de un colapso de la caldera. De producirse una erupción de este tipo, hubiéramos sido testigos de un evento mayor a la erupción del Pinatubo en 1991.

Por ese motivo, una densa red de instrumentos ha sido colocada en la zona para mantener una constante vigilancia del volcán. Los expertos concuerdan que una nueva erupción del volcán Taal es inminente, aunque no existe método para determinar con exactitud cuándo será. Sin embargo, el monitoreo constante y el análisis detallado de las señales físico-químicas del volcán pueden dar pistas de nuevos episodios eruptivos.

El significativo aumento de las concentraciones de dióxido de carbono es una señal que debe tomarse seriamente, aunque no es la única. La tasa de sismicidad y una deformación del área también son clave para entender el comportamiento. En ambos casos se han mantenido en niveles altos, por lo que se prevén más explosiones, aunque no como las presentadas en enero del año pasado. Si existen cambios aun mayores, se daría la orden de una evacuación masiva en un radio de 20 kilómetros a la redonda, con el fin de evitar el menor número de afectaciones humanas.

Necesario realizar acciones de prevención

Los gobiernos locales, principalmente en la provincia de Batangas han solicitado al gobierno nacional recursos ante una evacuación masiva. Lo anterior ante la llegada de la temporada más alta de tifones en Filipinas, la cual abarca de agosto a diciembre y que podría afectar a la zona. Una gran erupción del volcán Taal combinada con la llegada de un tifón sería un escenario catastrófico para la zona, debido a que se podrían formar lahares que afectarían regiones más alejadas.

Para los expertos en evaluación del riesgo ante fenómenos naturales, este es el escenario perfecto para poner a prueba los protocolos de evacuación. Sin embargo, factores sociales, ambientales y económicos pueden dificultar su implementación. Es por ello que se comenzó una intensa campaña de concientización en la población de las riberas del lago, la cual parece ya estar acostumbrada a las constantes columnas de vapor del volcán.

Sea cual sea el escenario en los próximos meses, será necesario la colaboración de las autoridades civiles, así como de los vulcanólogos. Lo importante es evitar pérdidas humanas y para ello, el monitoreo del volcán debe realizarse de manera permanente. La llegada de una erupción del volcán Taal es inminente, aunque es difícil suponer si esta ocurrirá en nuestro tiempo de vida. 

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.