junio 14, 2021

IIGEA

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

La erupción del Nyiragongo: una catástrofe anunciada.

Durante la noche del pasado 22 de mayo, el nombre de uno de los volcanes más activos del mundo comenzó a ser noticia. La razón fue la erupción del volcán Nyiragongo ubicado en la zona fronteriza de la República Democrática del Congo con Ruanda. Rápidamente, las imágenes de gente evacuando la ciudad de Goma circularon en redes sociales, mientras los flujos de lava avanzaban por las laderas del volcán. El dramatismo aumentó cuando estos flujos llegaron a las afueras de la ciudad y comenzaron a invadir zonas habitadas, causando que cientos de personas iniciaran una evacuación hacia zonas más seguras. Estas escenas sacadas de una película apocalíptica, no son más que el reflejo de un evento que hace tiempo se esperaba.

La erupción del Nyiragongo
(Imagen 01: flujos de lava producto de la erupción del volcán. (Photo by Moses Sawasawa)

El volcán más activo de África.

La erupción del Nyiragongo fue el episodio más grande de actividad que ha tenido en los últimos años. Este volcán se caracteriza por ser uno de los pocos en el mundo con un lago de lava en su cráter. De vez en cuando, esta lava aumenta su nivel, y si existen las condiciones, como actividad sísmica o el derrumbe de parte de sus laderas, esta lava se drena y forma flujos de lava. En ocasiones, estos flujos de lava tienen la capacidad de viajar hacia zonas habitadas, como la ciudad de Goma. Esta ciudad, con cerca de 150 mil habitantes, es considerada una de las más expuestas en el mundo a  peligros volcánicos.

En 1977, la apertura de grietas en el edificio volcánico causó que su lago de lava comenzara a drenarse. Esto provocó que grandes flujos de lava avanzaran hacia la ciudad. Como resultado, una buena parte de la ciudad fue cubierta por los flujos que avanzaron a una velocidad de hasta 60 km/h. En total, 70 personas murieron y 800 quedaron sin hogar, mientras que 1800 hectáreas de área de cultivo fueron dañadas. En el año 2002, la tragedia volvería a repetirse.

El 17 de enero del año 2002, nuevas fracturas causarían que flujos de lava viajaran directamente hacia Goma. Aunque en esta erupción los flujos eran más lentos que en 1977, el volumen fue mayor, llegando directamente a la ciudad y finalizando su recorrido en la orilla norte del lago Kivu. El número de afectados es muy contrastante, pero se habla de 147 personas muertas y 60 mil quienes perdieron su hogar. Sumado a esto, los desplazados de la guerra civil en Ruanda y los damnificados, sufrieron de falta de alimento, agua y refugio, produciendo una crisis sanitaria al desatarse una epidemia de cólera.

La erupción del Nyiragongo era algo que ya se esperaba.

Las condiciones sociales y geológicas del lugar vuelven a Goma una bomba de tiempo para un desastre. Una gran concentración de personas, la falta de rutas de evacuación y la presencia de uno de los volcanes más activos del mundo son factores que vuelven vulnerable a los dos millones de personas que habitan la ciudad. Junto a los factores geológicos, las constantes tensiones políticas entre las tribus de Ruando y el Congo, hacen del lugar un foco rojo.

Cuando ocurrieron las erupciones de 1977 y 2002, las personas desplazadas comenzaron a regresar a sus antiguas tierras una vez terminó la actividad volcánica. Con el paso del tiempo, el número de personas aumentó, al igual que servicios como transporte, almacenamiento de combustible y tierras de cultivo. Por lo que el nivel de exposición a una avance de los flujos de lava aumentó considerablemente.

Con el paso del tiempo, y un mayor estudio, la conclusión fue que era cuestión de tiempo para que la erupción del Nyiragongo causara graves efectos para Goma. En esta ocasión, la lava dejó de avanzar a algunos cientos de metros de la zona urbana, pero los vulcanólogos no descartan nuevos episodios eruptivos.

El peligro escondido del volcán.

Para muchos, el mayor riesgo no lo representan los flujos de lava, sino la presencia de dióxido de carbono bajo el lago Kivu. En el año 1986, más de 2000 personas murieron misteriosamente junto a su ganado en Camerún. Las investigaciones demostraron que habían sido asfixiadas por respirar dióxido de carbono como consecuencia de una erupción líminica en el cercano lago Nyos.

Una erupción límnica es la salida repentina de gases disueltos el agua, ya sea por un derrumbe o actividad sísmica. Al ser más denso que el aire, el CO2 desplaza al oxígeno, causando la muerte de los seres vivos que se encuentren a su paso. Al igual que el lago Nyos, se ha demostrado que en el fondo del lago Kivu existen grandes concentraciones de CO2. La diferencia radica en que la extensión del lago Kivu es de 2700 km2. Esto es un área extremadamente mayor a los 1.58 km2 del lago camerunés, representando un algo riesgo para Goma como para cientos de aldeas ubicadas.

La erupción del Nyiragongo
Imagen 02: perfil del volcán Nyiragongo, con el lago Kivu en primer plano (Photo by Flickr-J)

Los constantes sismos registrados en la zona, junto a las erupciones del Nyiragongo son motivo de preocupación para los vulcanólogos. Ellos han mencionado que es cuestión de tiempo para que una repentina liberación de estos gases produzca una catástrofe. Se han propuesto realizar despresurizaciones controladas del gas a través de tuberías, sin embargo, el riesgo de perturbarlo es mayor. Con la erupción del Nyiragongo, la preocupación aumentó no sólo por los flujos de lava, sino por ser un recordatorio del escenario que podría desarrollarse en toda la cuenca del Kivu.

La calma volvió a Goma, por ahora.

El Observatorio Vulcanológico de Goma anunció que el avance de los flujos se había detenido antes de llegar al aeropuerto. Sin embargo, algunas fuentes han confirmado la muerte de 15 personas y varias decenas de heridos. Se habla de cerca de 800 personas quienes perdieron su hogar y miles de dólares en daños materiales.

Aunque fue una erupción relativamente pequeña, muestra el escenario que puede volver a repetirse en la ciudad. Con millones de personas y planes de evacuación débiles es cuestión de tiempo para que el volcán provoque nuevas afectaciones. Mientras no exista un conocimiento de las zonas de riesgos, y estas sean colonizadas nuevamente, Goma volverá a ser arrasada por la lava.

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

Escucha nuestro podcast donde hablamos sobre este volcán.