julio 23, 2021

IIGEA

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

Asteroide Apofis no impactara la Tierra en el año 2068.

Tras nuevas mediciones en su órbita, astrónomos de la NASA han confirmado que el paso de Apofis no representa riesgo para el planeta. Esto luego de que a principios de marzo, el asteroide se acercó a la Tierra y pudieron realizarse cálculos más precisos de su trayectoria. Con esta noticia, se confirma que el asteroide Apofis no impactara a nuestro planeta durante su acercamiento en el año 2068, como se había especulado.

Con un diámetro de 340 metros, Apofis era el objeto que mayor probabilidad de impacto ha tenido desde que se comenzó a buscar los “Objetos Cercanos a la Tierra”, o NEO’s por sus siglas en inglés. Durante el pasado 5 de marzo, el asteroide se acercó a 17 millones de kilómetros de la Tierra, pero fue lo suficiente como para calcular cómo la influencia de la Tierra afectará su órbita en su acercamiento durante el año 2036. Los datos que se dieron a conocer el 26 de marzo a través de un comunicado por parte de la NASA.

«Un impacto en 2068 ya no está en el ámbito de la posibilidad, y nuestros cálculos no muestran ningún riesgo de impacto durante al menos los próximos 100 años”. Dijo Davide Farnocchia del Centro de Estudios de Objetos Cercanos a la Tierra. Con esta noticia, Apofis fue borrado de la “tabla de Sentry”, un catálogo de objetos espaciales potencialmente riesgosos que se vigilan permanentemente.

asteroide Apofis no impactara
Imagen 01: ubicación de Apofis y la Tierra en abril de 2029 (Tomada Flickr-Humentech)

Para llegar a éste resultado, se utilizaron telescopios ópticos y radares. Igualmente se aplicó la tecnología de una antena de radio ubicada en el complejo de Goldstone, California. En conjunto rastrearon al asteroide y se tomaron mediciones de su tamaño y densidad, variables que influyen en su trayectoria, llegando a una conclusión satisfactoria para la comunidad científica y para el mundo.

La preocupación de un impacto.

Luego de que se descartara que el asteroide Apofis no impactara al planeta, se cierra un ciclo de años de preocupación para la comunidad científica. Si bien, no es un cuerpo capaz de producir un evento global, tiene la capacidad de causar gran daño a niveles regionales. Para el escenario de 2036, se realizaron estimaciones de dónde podría impactar Apofis. La zona de impacto era una franja que iba desde el centro de Rusia, para luego cruzar diagonalmente el océano Pacífico, llegar al norte de Venezuela y cruzar el Atlántico, finalizando cerca de la costa de África.

El escenario más probable era que cayera en un punto del océano. Esto generaría olas de tsunami con alturas de varios cientos de metros. Las cuales viajarían hasta llegar a las costas de casi todos los continentes. Dependiendo de la topografía del lugar, las olas podrían alcanzar desde algunos kilómetros hasta varios cientos de kilómetros tierra adentro. Si el asteroide cayera en la superficie terrestre, la energía liberada en forma de calor y ondas expansivas, podrían destruir un radio de hasta 100 kilómetros a la redonda.

asteroide Apofis no impactara
Imagen 02: cráter Barringer de 1186 de diametro en Arizona, causado por un cuerpo de 50 metros. (Tomada de Flickr-Jim Lowe)

Estos escenarios han sido planteados en el caso de un impacto, y cuyas acciones de respuesta se ven evaluadas constantemente cuando se descubre un nuevo objeto. Cada año nuevos asteroides son descubiertos y se revisan sus características físicas y orbitales. Todo con el fin de descartar algún riesgo potencial para la Tierra. Actualmente los dos asteroides con mayor probabilidad de impacto son los objetos 101955 Bennu (1999 RQ36) y 29075(1950 DA). Se estima que tienen poco más de 1% de impacto durante sus máximos acercamientos en los años 2175 y 2880, respectivamente.

Ahora que sabemos que el asteroide Apofis no impactara con la Tierra ¿qué sigue?

Ahora la preocupación de los astrónomos es enfoca en seguir buscando potenciales objetos cercanos a la Tierra. Muchos de ellos son localizados cuando se encuentran en órbitas cercanas a la Tierra, lo que facilita su investigación, pero a la vez limita las posibles acciones a tomar en caso de un escenario de impacto.

Varios simulacros se han realizado por parte del CNEOS (Centro de Estudios para Objetos Cercanos a la Tierra), y los resultados no han sido alentadores. El último de ellos fue realizado en 2019 y se simuló un escenario donde un asteroide de 300 metros impactaría Denver, Colorado. Las acciones para desviarlo y cuestiones geopolíticas no impidieron que un fragmento de 60 metros chocara en Nueva York, devastado todo a 75 kilómetros a la redonda.

“Aprendimos que necesitamos tener la mayor cantidad de información posible en el menor tiempo posible y saber cómo distribuirla«, dijo Rüdiger Jehn, líder de Defensa Planetaria de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) en un blog de la agencia.

Si bien estos escenarios son ficticios, y la posibilidad actual es remota, es importante estar preparados. A diferencia de un sismo o una erupción volcánica, el impacto de un asteroide es el único fenómeno que puede evitarse. Y esto solo será posible si se tiene la tecnología, así como el conocimiento necesario del objeto con tiempo de anticipación.

Necesario seguir vigilando.

Eventos como el de Cheliábinsk en 2013, nos dan una lección de lo impredecibles que pueden ser estos objetos si no los identificamos a tiempo. En esa ocasión un meteoro de únicamente 17 metros de diámetro y que explotó a 20 kilómetros de la superficie causó daños considerables. Con más de 500 mil asteroides descubiertos hasta ahora, se estima que existen más de un millón de ellos. Algunos los cuales pueden alcanzar un kilómetro de longitud, de ahí la importancia de la vigilancia constante del espacio.

Aunque para algunos no sea una prioridad, la vigilancia del espacio es uno de los trabajos más importantes. Y esto debe impulsarse si es que no queremos tener el mismo destino que algunas especies hoy extintas.

Te invitamos a escuchar nuestro podcast donde hablamos de éste y otros cuerpos espaciales potencialmente riesgosos para el planeta.

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.