julio 23, 2021

IIGEA

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

Actividad del volcán Etna sorprende a expertos.

Desde finales del año pasado y hasta los días correspondientes a la segunda mitad del mes de febrero, la actividad del volcán Etna ha sorprendido a propios y extraños. La causa son las espectaculares imágenes recopiladas durante sus erupciones, principalmente por la presencia de enormes fuentes de lava. Algunas de ellas con una altura que ha sobrepasado los mil metros por sobre su cráter. Esto ha hecho cuestionarse a muchos si el presente periodo eruptivo podría significar algún riesgo para la población que vive en las faldas de éste coloso.

De acuerdo con datos del “Programa de Vulcanismo Global” del Instituto Smithsoniano, el más reciente periodo eruptivo es la fase más alta que se ha presentado desde el 3 de septiembre de 2013, cuando luego de un periodo de relativa calma que duró 5 meses, se comenzaron a registrar eventos eruptivos desde el cráter suroeste del volcán. La actividad prosiguió con eventos típicos del tipo de erupción estromboliana que caracteriza al volcán Etna. Predominando la salida de flujos de lava, explosiones que producen columnas de cenizas y en ocasiones la presencia de fuentes de lava

En los últimos dos meses, esta actividad ha ido en aumento, a grado que se ha cuestionado la seguridad de las personas que habitan en las laderas del volcán. Se estima que cerca de 1 millón 116 mil personas viven en la zona metropolitana de Catania, segunda ciudad más grande de la isla de Sicilia, repartidas en 58 municipios entre la costa sur y el volcán. Sin embargo, debido a la topografía, los flujos de lava tienden a desplazarse hacia el este, por el llamado “valle del Bove”, un depresión formada por un colapso lateral hace poco más de 20 mil años.

Actividad del volcán Etna
Imagen 01: Mapa geológico del volcán Etna.
(Tomado de Barreca et-al 2018)

SITUACIÓN ACTUAL EN LA ACTIVIDAD DEL VOLCÁN ETNA.

El Observatorio Vulcanológico del Etna mantiene en constante vigilancia la actividad del coloso, de igual forma, lanza avisos sobre el aumento de cenizas que podrían poner en riesgo a la aviación en la zona sur de Italia. De acuerdo con su último reporte (24 de febrero 2021) la actividad se localiza principalmente en el cráter sureste, con la formación de fuentes de lava que alcanzan más de 400 metros de altura con tendencia a aumentar en intensidad y altura.

Para el caso de la actividad sísmica -que da pistas del fracturamiento en el interior del volcán- esta se ha mantenido con valores altos en cuanto al número de eventos presentes, y de acuerdo con el observatorio volcánico, existen grandes posibilidades de aumentar en los próximos días. La sismicidad se localiza a 2700 metros sobre el nivel del mar, es decir, a poco más de 500 metros de la máxima elevación del volcán, lo que podría ser indicio de un gran cuerpo de magma a niveles superficiales y que seria la fuente de los grandes flujos de lava observados en días pasados.

La ceniza lanzada por las enormes columnas eruptivas ha alcanzado niveles que pueden poner en riesgo a la aviación, por tal motivo, el código de alerta volcánica para la aviación regional en el sur de Europa fue elevado a nivel rojo, obligando a cerrar el aeropuerto internacional de Catania, cancelando vuelos procedentes de Europa continental. Se espera que con el aumento en la actividad del volcán, la conexión aérea se vea afectada.

Actividad del volcán Etna
Imagen 02: sismicidad del volcán Etna en los últimos días (Tomado del Boletín semanal del Etna Nº 02/2021)

¿EXISTE RIESGO PARA LA POBLACIÓN?

Debido a la presencia de nieve sobre el volcán, y al hacer contacto con la lava, existe un choque térmico que genera explosiones freáticas. Mientras que la mezcla del agua producida con la ceniza acumulada ha generado varios lahares que se desplazaron por distancias de hasta 1.5 kilómetros hacia el este.

La lava expulsada, en su  mayoría es acumulada en los cráteres del volcán, no ha representado riesgo para las poblaciones cercanas. Sin embargo, se han visto que los cráteres pueden tener colapso de sus paredes, desbordando la lava acumulada generando los flujos de lava, aún así, un escenario en donde se observe un avance de los flujos hacia poblaciones como Milo, Fornazzo y Ballo, -las tres poblaciones más cercanas al volcán, a 17 kilómetros del cráter- es poco probable pese a la magnitud de la erupción.

Actividad del volcán Etna
Imagen 03: flujo de lava en el Etna (Francesco Pappalardo)

El mayor riesgo para la población lo representa la caída de ceniza, la cual ha llegado a Catania, Siracusa e incluso, la parte sur de Italia continental, mientras que en algunas de las zonas más próximas al volcán, se han observado lapilli, rocas volcánicas que pueden alcanzar entre 1 y 5 centímetros de diámetro.

Si bien, las imágenes vistas en redes sociales y captadas por los pobladores parecieran indicar un evento volcánico sin precedentes, este forma parte del escenario previsto para el volcán, el cual se encuentra entre los más vigilados del planeta, así como uno de los que mejor registro histórico tienen, con cerca de 3500 años de observación ininterrumpida.

NADA FUERA DE LO PREVISTO.

El aumento en la actividad del volcán Etna, los flujos y fuentes de lava, así como las columnas eruptivas dan una sensación de preocupación para quienes viven en Sicilia, e incluso, se ha hablado de aumento en la actividad volcánica mundial, algo que se descarta totalmente.

El mundo globalizado en el que nos encontramos, la mayor cobertura de instrumentación para la vigilancia volcánica, y el acortamiento de la brecha digital ha hecho que estemos al tanto de eventos extremos como este en tiempo real, lo que explica la falsa sensación de aumento en la actividad de la dinámica interna del planeta, que sin lugar a dudas ha tenido episodios mucho mayores y en el caso de presentarse en el futuro, tendremos señales a nivel instrumental y físico-químico que nos advertirían con suficiente tiempo de antelación, al menor en el caso de los volcanes monitoreados.

Para conocer más sobre el volcán Etna te invitamos a escuchar nuestro podcast.

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

REFERENCIAS

Barreca, G., Branca, S., & Monaco, C. (2018). Three‐Dimensional Modeling of Mount Etna Volcano: Volume Assessment, Trend of Eruption Rates, and Geodynamic Significance. Tectonics, 37(3), 842-857.

Branca, S., Coltelli, M., Groppelli, G., & Lentini, F. (2011). Geological map of Etna volcano, 1: 50,000 scale. Italian Journal of Geosciences, 130(3), 265-291.

Guest, J. E., Chester, D. K., & Duncan, A. M. (1984). The Valle del Bove, Mount Etna: its origin and relation to the stratigraphy and structure of the volcano. Journal of Volcanology and Geothermal Research, 21(1-2), 1-23.