septiembre 25, 2020

IIGEA

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas A.C.

NEOWISE: La sorpresa astronómica del año.

Por: Luis Fernando López Zamora.

Procedente de la región más alejada del sistema solar, allá donde nuestra estrella luce como un punto luminoso que apenas destaca por sobre los demás, el cometa NEOWISE ha logrado sobrevivir relativamente intacto a su perihelio (punto más cercano al Sol) y ahora se dirige nuevamente hacia la alejada zona de dónde provino, no sin antes pasar nuevamente por la órbita de la Tierra en lo que se ha convertido en uno de los fenómenos astronómicos más espectaculares en los últimos años.

El cometa fue descubierto el 27 de marzo del 2020 mediante el telescopio espacial NEOWISE –del cual toma su nombre- y ha podido verse a lo largo y ancho del planeta mediante imágenes de un pequeño punto brillante y borroso que deja tras de sí dos largas colas de distintos tamaños, la mayor compuesta por partículas de polvo y pequeños trozos de hielo procedentes de su núcleo, y una segunda cola, apenas perceptible y compuesta por gases ionizados los cuales son impulsados en dirección opuesta a su movimiento debido a la interacción con el viento solar.

Imagen 01: se recomienda observarlo luego del atardecer y en lugares oscuros.

Cuando se descubrió, se comenzó con el seguimiento y cálculo de su trayectoria llegando a la conclusión que pasaría por la órbita terrestre sin representar peligro alguno para nuestro planeta, de acuerdo a los astrónomos, la distancia a la cual se acercará será “solamente de 103 millones de kilómetros” durante el día 23 de julio de 2020, fecha en la cual tendrá su máximo acercamiento a la Tierra, representando una oportunidad única para estudiar este tipo de objetos por parte de los especialistas así como una ocasión que pocas veces se presentará para observar la belleza de este cometa, algo que no sé repetirá hasta el año 8786.

Luego de sobrevivir a su paso por la corona solar y mientras este fue avanzando hacia la órbita de Mercurio y Venus, su núcleo experimentó un proceso conocido como sublimación, cuando el hielo pasa directamente a su fase gaseosa, experimentando un aumento en su brillo lo suficientemente alto como para esperar que logrará ser visible mediante telescopios medianos y binoculares durante los meses de mayo y junio, siendo posible observarlo a simple vista durante las primeras horas de la mañana y tras la puesta del Sol a principios del mes de julio.

El origen de este tipo de cometas se encuentra asociado a una región ubicada mucho más allá de la órbita de Plutón conocida como “la Nube de Öpik – Oort” que forma una especie de cubierta alrededor del sistema solar y que de vez en cuando debido a anomalías gravitacionales provocadas por la interacción con estrellas cercanas o el choque entre algunos de los billones de cuerpos helados que ahí se localizan, algún nuevo cometa viaja hacia el interior del sistema solar, el cual dependiendo de su trayectoria y la fuerza gravitacional del Sol, puede chocar con la superficie de este último o quedar atrapado en una órbita de pocos o miles de años antes de retornar.

Imagen 02: el origen de estos cuerpos se asocia a la llamada «nube de Ôpik – Oort.

Para los astrónomos, estudiar estos cometas de órbita larga es de gran importancia por ofrecer pistas acerca del origen de los planetas, ya que son los restos de los componentes originales de la formación del sistema solar que no fueron absorbidos por los gigantes gaseosos y que sobrevivieron hasta nuestro días, algo similar a “fósiles vivientes” de la astronomía por lo que han sido explorados mediante sondas espaciales, recolectando muestras de su material e incluso, impactándose con ellos tal y como lo hizo la sonda “Deep Impact” con el cometa Tempel 1 el 04 de julio de 2005.

Sea cual sea el interés, con el acercamiento de NEOWISE sé tendrá una nueva oportunidad de observar a simple vista un fenómeno de esta naturaleza, luego de que otros grandes cometas hicieran lo mismo en años pasados, como el famoso cometa Halley en 1986 y Halle-Bopp en 1997, quienes no retornarán a las cercanías de la Tierra hasta los años 2061 y 4520, respectivamente.

NEOWISE es visible luego del atardecer entre las constelaciones de la Osa Mayor y Leo, ubicadas al noroeste y entre los 20º a 35º sobre el horizonte durante los días del 17 al 31 de julio, es recomendable que uno se encuentre en regiones oscuras y sin elevaciones considerables entre el observador y el cometa, aunque es posible observarlo a simple vista, será más fácil poder identificar sus dos colas con mayor claridad mediante el uso de algún pequeño telescopio o binoculares mientras las condiciones atmosféricas lo permitan.

Imagen 03: ubicación del cometa NEOWISE durante el mes de julio.

Sin lugar a dudas, el paso de este cometa permitirá no solamente conocer a estos escurridizos astros que han fascinado y atemorizado a civilizaciones enteras a lo largo de la historia de la humanidad, sino también nos regalará un respiro dentro de la complicada situación en la que se encuentra hoy en día el mundo, brindando una oportunidad para detenernos, respirar y esperar que su paso sea señal de buenos augurios.

Instituto de Investigaciones Geológicas y Atmosféricas, IIGEA A.C.

Escucha nuestro podcast para que no te pierdas ningún detalle sobre el cometa NEOWISE.