Terremoto de Venezuela, ‘Un caso especial’

El pasado 21 de agosto a las  a las 21:31:46, hora universal (UTC.), un terremoto de 7.3Mw sacudió la costa noreste de Venezuela. Afortunadamente, este terremoto ocurrió en un área relativamente remota, y no hay informes de muertes hasta el momento de la redacción de éste artículo. Sin embargo, hay daños por el terremoto, incluso en Caracas, la capital de Venezuela, a casi 600 km (370 millas) de distancia. Aunque solo se registró un leve temblor en Caracas, de acuerdo con el USGS ShakeMap, fue lo suficientemente bueno como para hacer que los diez pisos superiores de un rascacielos abandonado se desplacen y se inclinen precariamente sobre la carretera que está muy abajo. Según CNN, esa área ha sido evacuada. Más cerca del epicentro, en lugares como Puerto España, Trinidad y Tobago, se han observado daños estructurales adicionales en los edificios. Éste sismo es el más grande (en magnitud) de los últimos 100 años

Este mapa muestra la ubicación del terremoto de 7.3Mw en el noreste de Venezuela. También son visibles en los lados izquierdo y derecho del mapa, respectivamente, la capital de Venezuela, Caracas, y Trinidad y Tobago.

Una región marcada por actividad de deslizamiento

Si bien la actividad sísmica no es poco común en esta región, el 7.3Mw del 21 de agosto es mucho más profundo y tuvo un movimiento diferente al de la mayoría de los terremotos que afectan a Venezuela. El norte de Venezuela está marcado por el límite entre las placas de América del Sur y el Caribe. En esta ubicación, el movimiento de la placa es de aproximadamente 20 milímetros por año, y normalmente da como resultado terremotos de desplazamiento lateral a la derecha en profundidades poco profundas, como el ocurrido el 9 de Julio de 1997 en Sucre, de magnitud 6.9Mw y con profundidad de 3 km, éste sismo (el de 1997) ocurrió en donde los sistemas de fallas involucrados son San Sebastián-El Pilar-Los Bajos-ElSoldado. Sin embargo, el terremoto del 21 de agosto de 2018, fue de naturaleza compresional y ocurrió a una profundidad de 123 km. Por lo tanto, no ocurrió en el límite de la placa, sino más bien debajo de ella.

Aunque gran parte de la sismicidad en la región está dominada por el límite de placa de deslizamiento, la región también está sujeta a compresión y algunos creen que frente a la costa noreste de Venezuela existe una zona de subducción antigua o no totalmente formada (Pindell et al., 2015). Esta zona, que Pindell et al. denominó “Zona de Inversión Proto-caribeña” tiene la misma orientación aproximada que el impacto del terremoto del 21 de agosto pasado. Por lo tanto, al menos parece posible que el evento haya ocurrido en esta estructura, lo que podría representar un riesgo adicional para Venezuela y el sureste del Caribe.

Independientemente de en qué estructura ocurrió el terremoto de ayer, lo que este evento resalta es el peligro sísmico de la región. Esto ilustra tanto que los grandes terremotos son posibles, y que incluso temblores débiles a ligeros pueden causar daños significativos a los edificios que no son de la más alta calidad de construcción, como se vio en Caracas. Por lo tanto, no solo es importante conocer el peligro sísmico de su lugar de residencia, sino también si su hogar u oficina es capaz de resistir las sacudidas.

Éste sismo también evidenció la situación actual que aguarda el país en materia de preparación, investigación y de mecanismos de funcionamiento. La ciudadanía se vio obligada a servirse de las agencias sismológicas del extranjero para tener la información veraz. Ya que principalmente el fallo se da en el funcionamiento de la red sismológica nacional de Venezuela, teniendo actualmente el 70% de sus sismógrafos fuera de servicio, cuando, en apariencia, ésta es la que debería dar la información de los parámetros sísmicos más certeros de los eventos que ocurren en el país.

Referencias

USGS
CNN
Jame L. Pindell, Lorcan Kennan, David Wright & Johan Erikson, Clastic domains of sandstones in central/eastern Venezuela, Trinidad, and Barbados: heavy mineral and tectonic constraints on provenance and palaeogeography, From James, K. H., Lorente, M. A. & Pindell, J. L. (eds) The Origin and Evolution of the Caribbean Plate. Geological Society, London, Special Publications, 328, 743–797. Determinación de Parámetros Sísmicos asociados con la amenaza sísmica en la región nororiental de Venezuela, Rufino Euclides Junior Valladares Torrealba, Universidad de Oriente, Núcleo de Sucre, Escuela de Ciencias, Departamento de Geofísica 2013.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

error: El contenido está protegido.