Terremoto de 8.3Mw en Chile se ha vuelto más probable.

Desde abril 22 de 2017, un enjambre sísmico ha estado en progreso en alta mar frente al puerto de Valparaíso, que ha sido ampliamente sentido en la capital de Chile, Santiago. Esta secuencia comenzó con 5 sismos ~4.5 y un 6.0Mw, fue seguido dos días más tarde el 24 de abril, por un terremoto de 6.9Mw y 4 días más tarde el 28 de abril por dos sismos de 5.9Mw y 5.7Mw en el mismo grupo del enjambre. ¿Cuáles son las implicaciones de la actividad señalada, a la luz de los terremotos históricos de la región, para lo que puede pasar después?

Grandes terremotos son una de las tres consecuencias dramáticas de placa oceánica de ‘Nazca’ al ser empujada bajo el continente sudamericano a aproximadamente 80 mm por año. La segunda consecuencia de esta subducción es la compresión y elevación de los Andes, y la tercera es la cadena de volcanes del Pacífico. La costa chilena ha sufrido grandes terremotos repetidos durante los 500 años de su historia. El terremoto más grande registrado, un 9.5Mw en 1960, se produjo a 570 kilómetros al sur de Santiago, en el sur del país.

¿Qué tan grande podría ser la próxima fractura?

El enjambre sísmico de esta semana ha golpeado en el centro de una brecha sísmica de 300 km de largo, entre las fracturas de dos grandes terremotos recientes. En 2010, el terremoto de Maule 8.8Mw rompió la región hacia el sur, y en 2015, el terremoto Illapel de 8.3Mw rompió al norte (Melgar et al., 2016). Los últimos grandes terremotos ocurridos dentro de esta brecha fueron en 1971 (7.9Mw) y 1985 (8.0Mw), por lo que han transcurrido 30-40 años de la última actividad cosiderable. Debido a que la subducción a largo plazo, o tasa de deslizamiento en la brecha, es de aproximadamente 80 mm/año, un déficit de aproximadamente 4 a 5 metros de deslizamiento se han acumulado. La sección de la brecha mide 300 km de norte a sur, por 100 kilometros de este a oeste, si ésta se deslizara al mismo tiempo, podría producir un terremoto de ~8.3Mw.

Éste mapa muestra la ubicación del reciente enjambre sísmico (con el 6.9Mw, seleccionado). Además, las zonas de ruptura en los terremotos 2010 y 2015 se muestran en morado. Estos temblores, además de la reciente actividad sísmica han hecho hincapié en el 75% de probabilidad de que el área sea capaz de romperse en un terremoto de 8.3Mw – 8.4Mw.

La sección de la placa está atascada y un gran terremoto podría finalmente ocurrir.

Las velocidades de las estaciones de GPS en Chile revelan que la sección de la placa en alta mar se ha quedado atascada a lo largo de 300 km de norte a sur (Klein et al, 2017). La fractura no se está deslizando libremente, por lo que el estrés acumulando en última instancia, debe ser liberado por un gran terremoto o una gran serie de otros más pequeños (por lo menos tres de 7.5-7.7Mw o cinco de ~6.5Mw).

Los terremotos recientes aumentan la tensión en Valparaíso.

Se puede calcular la tensión inducida por los terremotos de 2010, 2015 y 2017 para el lapso ininterrumpido (Utilizamos el análisis de Transferencia de Estrés de Coulomb:. Toda et al, 2011). La transferencia de estrés de Coulomb no es una hipótesis, sino un cálculo basado en una serie de datos pre-analizados, por lo que la información que proporciona se debe leer y tomar con cautela.

Encontramos que aproximadamente tres cuartas partes de esta sección de la fractura ha experimentado un aumento de la tensión estimada en al menos 0.5 bares (que se muestran de color rojo intenso en la figura). En general, el estrés aumenta a un nivel mucho menor que ésto (0,1 bares) y un aumento del estrés se asocia a aumentos sismicidad en las secciones de falla adyacentes (2010 y 2015). Una manera de pensar acerca de este resultado es que el estrés estimado para el próximo terremoto en el futuro cae un promedio de 30 bares, y por lo tanto un aumento de 0.5 bares representa un salto de 1,5% del valor habitual.

Por lo tanto, si pensamos en que los grandes sismos en ésta sección suceden en un promedio de 50-75 años, entonces el siguiente choque se ha adelantado por varios años. Sin embargo, el efecto de la tensión inducida a las zonas de ruptura tiende a desaparecer con el tiempo, por lo que el impacto de los sismos de esta semana es grande a pesar de su pequeño tamaño, mientras que el efecto del terremoto del Maule 2010 podría ser más pequeño hoy a pesar de su gran tamaño.

¿Podría el 6.9Mw demostrar concluir en un 8.0 o mayor?

Es posible, pero no es definitivo. A nivel mundial, no más de un 5-10% de sismos importantes han sido precedidos por actividad sísmica precursora, pero el terremoto de 8.2Mw de 2014 en Iquique (Hayes et al., 2014) del norte de Chile ofrece un impresionante ejemplo contrario, por lo que no se puede excluir que sea el caso de Valparaíso. Uno puede ver en la ‘serie de tiempo’ que un sismo de 6.7Mw golpeó 15 días antes del terremoto principal de Iquique y fue seguido una semana más tarde de varios sismos de 5.0Mw a 6.0Mw, mismos que migraron hacia el norte. En última instancia, la mitad de la futura zona de ruptura se activó antes del terremoto principal. En el caso de Valparaíso, hasta ahora no más de aproximadamente una quinta parte de la brecha ha sido llenada por la reciente actividad sísmica. Pero ahora, si echamos un vistazo a la secuencia temporal del terremoto del Maule 8.8Mw, no hay actividad precursora en absoluto, y esto es mucho más común.

Estas series de tiempo (de Hayes et al., 2014) muestran el comportamiento y secuencia sísmica en el terremoto de Iquique 8.2Mw y el terremoto Maule 8.8Mw. El terremoto de Iquique fue precedido 15 días antes por un choque 6.7Mw, mientras que el temblor de Maule no mostró sismicidad antes del sismo principal.

Lo que hemos observado hasta el 28 de abril, es que la secuencia está migrando hacia el sureste, en dirección a El Tabo y San Antonio, por lo que la sección de la brecha sin actividad importante se ha mantenido intacta, sin embargo un sismo de mayor intensidad podría dar un apalancamiento suficiente para reactivarla y que podría conducir a un sismo mayor al escenario del 8.3Mw señalado anteriormente.

En el mejor de los casos ésta actividad continuará decreciendo y el 8.3Mw o mayor estaría fuera de éste caso, en algún lugar en el futuro.

Instituto de Investigaciones Gológicas y Atmosféricas.

Subdivisión de sismología SIMMSA México. Abril 28 de 2017.

Referencias:

Melgar, D., W. Fan, S. Riquelme, J. Geng, C. Liang, M. Fuentes, G. Vargas, R. M. Allen, P. M. Shearer, and E. J. Fielding (2016), Slip segmentation and slow rupture to the trench during the 2015, Mw8.3 Illapel, Chile earthquake, Geophys. Res. Lett., 43, doi:10.1002/ 2015GL067369.

Klein, E., Vigny, C., Fleitout, L., Grandin, R., Jolivet, R., Rivera, E., Métois, M. (2017), A comprehensive analysis of the Illapel 2015 Mw 8.3 Earthquake from GPS and InSAR data, in press, Earth and Planetary Science Letters.

Gavin P. Hayes, Matthew W. Herman, William D. Barnhart, Kevin P. Furlong, Sebastian Riquelme, Harley M. Benz, Eric Bergman, Sergio Barrientos, Paul S. Earle & Sergey Samsonov (2014), Continuing megathrust earthquake potential in Chile, after the 2014 Iquique earthquake, Nature, 512, doi:10.1038/nature13677.

Shinji Toda, Ross S. Stein, Volkan Sevilgen, and Jian Lin, Coulomb 3.3 Graphic-Rich Deformation and Stress-Change Software for Earthquake, Tectonic, and Volcano Research and Teaching—User Guide, U.S. Geological Survey Open-File Report 2011–1060 [https://pubs.usgs.gov/of/2011/1060/]

3 reflexiones en “Terremoto de 8.3Mw en Chile se ha vuelto más probable.”

  1. Muy buen análisis y fácil d e entender para legos en la materia como yo. En Chile creo que las normas de construcción y la cultura socia están preparadas para los terremotos, lo preocupante son los efectos de los tsunamis en la costa Gracias por la información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *